errores de seo internacional

11 Errores de SEO (y marketing) que pueden arruinar tu proyecto internacional y cómo evitarlos

Los errores en SEO internacional son frecuentes y costosos cuando lo trabajan manos poco experimentadas. Y es que querer generar negocio en un país diferente al que conoces puede resultar un verdadero dolor de cabeza, no solo por los medios tradicionales/offline, sino también los online.

Y no digamos internacionalizar un proyecto hasta convertirlo en global. Poca broma.

El mundo de las renovables no es una excepción.

Por suerte, existen profesionales que conocen cómo hacerlo y aunque el camino tendrá piedras y tropiezos, como siempre, las posibilidades de éxito son muchísimo mayores.

Un dolor de cabeza, si, pero… ¿y el negocio que hay ahí afuera?

Llevo muchos años trabajando con proyectos internacionales, tanto en pago por clic como en SEO y he visto de todo.
También he visto mucho dinero llamando a la puerta y entrando. Todo hay que decirlo.

Aquí tienes 11 errores típicos que te ayudarán a no pasarlos por alto.
Vender en otros mercados está más cerca.

errores de seo internacional

Pensamiento centrado en el país de origen

Para triunfar internacionalmente en SEO, es muy importante adoptar una mentalidad global.

Los países difieren en idiomas, culturas, formas de hacer negocios y leyes que influyen en la comunicación de marketing y la recopilación de datos. 

Estas diferencias pueden ser decisivas en decisiones de SEO, como la selección de palabras clave, la creación de contenido, el marketing de contenido para la construcción de enlaces, aspectos técnicos del sitio web e incluso la estrategia general.

Cuando las empresas optan por atajos, como usar software de traducción automática en lugar de localización, el éxito en SEO internacional se puede volver verdaderamente complicado.

Enfocarse solo en Google

En la mayoría de países, las empresas se centran en optimizar principalmente para Google, dada su dominancia en el mercado de búsqueda global.

Sin embargo, en otros países la situación varía:

  • En China, Baidu domina, no Google.
  • En Rusia, Yandex es el líder, no Google.
  • En Corea del Sur, Naver es el líder, no Google.

Si tu campaña de SEO se dirige a estos países, es esencial optimizar para Baidu, Yandex y/o Naver.

Selección incorrecta de palabras clave

Traducir literalmente las palabras clave del mercado que conoces puede ser contraproducente.

De nuevo, conocer el idioma y la cultura nativa es altamente recomendable para identificar palabras clave precisas para un mercado internacional.

Errores en la selección de palabras clave también pueden ocurrir en países de habla inglesa; por ejemplo, en Inglaterra, «cookies» (USA) son «biscuits», «French fries» (USA) son «chips»…

Si se eligen palabras clave incorrectas, se comprometen todos los aspectos de la campaña SEO de ese mercado.

Traducir en lugar de localizar contenido

Con herramientas de traducción automáticas accesibles y fáciles de usar, muchas organizaciones las utilizan para traducir rápidamente páginas web a otros idiomas*. 

Esto resulta en páginas web locales confusas e incomprensibles para el público objetivo.

Aunque estas páginas obtengan buenos rankings (lo cual es dudoso), no serán efectivas para generar ventas o ingresos en línea.

Peor aún, páginas web mal traducidas comunican que la organización no entiende ni se preocupa por el mercado local. 

Esta percepción negativa de la marca obstaculiza la capacidad de vender productos o servicios.

*He logrado resultados muy decentes localizando texto sin ayuda de servicios de traducción/localización. A veces, cuando el presupuesto no acompaña, la experiencia puede hacer milagros.

Ignorar asuntos legales locales

Incluso con una localización adecuada, se pueden tener problemas al pasar por alto leyes locales que rigen el contenido de ventas y marketing

Por ejemplo, las afirmaciones de productos como «el mejor» o «número uno» están más reguladas en unos países que en otros.

Además, los especialistas en SEO internacional (y desarrolladores web) deben asegurarse de que los formularios web y el contenido del carrito de compras, así como la funcionalidad del sitio web, cumplan con los requisitos locales sobre seguridad de datos y privacidad.

En algunos aspectos, los asuntos legales son similares a los de palabras clave o motores de búsqueda: tantos países (o mercados), tantas costumbres. 

Sin embargo y de nuevo, las consecuencias de no cumplir con las disposiciones legales locales pueden ser más graves en unos mercados que en otros.

No invertir en marketing de contenido local

En general, la promoción de contenido de alta calidad es la base de la construcción de enlaces desde otras webs (uno de los factores de posicionamiento más importantes). No hay atajos sencillos.

Crear contenido de calidad requiere emplear redactores y editores nativos o con fluidez en el idioma local, y que comprendan la oferta de la organización, el público objetivo y la competencia local. 

Promocionar ese contenido a editores locales requiere familiaridad con las prácticas editoriales locales.

Parece fácil, pero pocas veces se cumple: ofrece contenidos que satisfaga la intención de busca de tu target local, que piensa, actúa y siente diferente al del país de al lado.

¿Fotografías de mujeres sin velo en países islámicos? Ocurre.

Manejo inadecuado de problemas técnicos de un web

La optimización adecuada de sitios web internacionales es compleja, con varias opciones para manejar cuestiones como dominios múltiples, estructuración de URL, geolocalización y orientación por idioma. 

Varios factores del sitio web determinan qué pasos de optimización son más adecuados, pero afortunadamente, Google Search Central detalla las mejores prácticas para administrar sitios multi-regionales y multi-idiomas.

En general, el objetivo es permitir que los rastreadores de Google reconozcan páginas web dirigidas a una área geográfica y/o idioma específicos.

No utilizar URLs diferentes para cada una de tus versiones web internacionales

En la gestión de SEO internacional, es de vital importancia que cada versión de un sitio web, sea en distintos idiomas o para diferentes países, disponga de URLs únicas. 

Esto facilita a Google rastrear, indexar y clasificar correctamente cada versión, superando los límites del rastreo adaptativo que usa una misma URL para distintas versiones según el idioma o país del visitante.

Google indica que sus rastreadores, principalmente basados en EE. UU., pueden no indexar contenido de localidades específicas si no se diferencian claramente en las solicitudes HTTP. 

Por lo tanto, es muy importante establecer una estructura web diferenciada para cada versión internacional de su sitio, utilizando ccTLDs, subdirectorios o subdominios según el enfoque por país o idioma.

No hay que dejar de lado la experiencia del usuario al dirigirlo a una web. En lugar de redirigir automáticamente a los visitantes a una versión según su ubicación, permite que ellos elijan. 

Esto mejora la experiencia del usuario y asegura que Googlebot acceda a todas las versiones del sitio, evitando un impacto negativo en el SEO por redirecciones automáticas basadas en IP.

Usar un solo dominio regional para apuntar a muchos países

Cuando empiezas con tu web enfocada en tu propio país usando un dominio regional (ccTLD), como .uk, .mx, .es… puede ser un lío si luego quieres expandirte a nivel internacional. 

El problema es que un ccTLD está ya geolocalizado para un país específico y no te permite apuntar fácilmente a otros países.

Una mejor jugada es usar un dominio gTLD (como .com, .org, .net) que no está atado a ningún país en particular. Con estos, puedes crear subdirectorios (lo más recomendable habitualmente) o subdominios y geolocalizarlos para diferentes países.

Así, tu web puede tener un alcance mucho más amplio y llegar a donde quieres llegar con cada contenido.

Ojo, hay un detalle que muchos se saltan: Google no soporta el targeting de continentes con dominios como .eu o .asia, ni con valores «eu» en hreflang. 

Uso incorrecto del atributo hreflang

Las etiquetas hreflang se usan para marcar sitios web con contenido similar, pero dirigido a diferentes idiomas o regiones.

Indican a los motores de búsqueda que un sitio web tiene múltiples versiones de idioma, permitiendo a Google mostrar resultados adecuados según las preferencias lingüísticas del usuario.

Esta herramienta valiosa y compleja para el SEO internacional se utiliza mal con frecuencia, cometiéndose errores como:

  • Falta de coherencia entre las etiquetas: Las etiquetas deben estar bien configuradas en todas las versiones de la página. Un error común es no asegurar que cada página apunte correctamente a sus versiones alternativas.
  • No incluir un enlace de retorno: Cada página debe incluir un enlace de retorno a todas sus versiones, incluida ella misma. Si no se hace, los motores de búsqueda pueden no entender la relación entre las páginas.
  • Uso incorrecto del código de idioma y región: Es clave usar los códigos correctos según el estándar ISO 639-1 para los idiomas y el ISO 3166-1 Alpha 2 para las regiones. Un uso incorrecto puede hacer que las etiquetas no sean reconocidas.
  • Confusión entre hreflang y canonical: Hreflang indica versiones regionales o lingüísticas, mientras que la etiqueta canonical evita contenido duplicado. Mezclar su uso puede causar problemas de indexación.
  • Omisión de todas las variantes de la URL: Todas las variantes deben estar listadas en las etiquetas hreflang de cada página. Olvidar alguna puede llevar a resultados de búsqueda incompletos.
  • Errores en la codificación del sitemap: Si se usa un sitemap para gestionar hreflang, debe estar correctamente codificado. Errores pueden hacer que las etiquetas no se interpreten correctamente.
  • No actualizar hreflang al cambiar contenido: Las etiquetas deben actualizarse con cada cambio en las URLs o el contenido. No hacerlo puede causar inconsistencias y problemas de indexación.

Si tu web ya contiene atributos hreflang, pero no estás seguro de si los resultados pueden describirse como satisfactorios, puedes usar la función de comprobación de hreflang disponible, por ejemplo, en la herramienta Screaming Frog. 


En webs grandes y/o con CMSs no SEO, esto puede ser un enorme dolor de cabeza, por no decir algo malsonante.

Redirecciones por IP o cookies

Debes evitar redirigir a los usuarios a la versión idiomática o de país según su dirección IP o mediante cookies. Esto no solo frustrará a los usuarios, sino que también generará más confusión para los bots.


Google nos aconseja lo siguiente sobre la segmentación geográfica:

Dirige tu sitio a usuarios de ubicaciones concretas utilizando URLs específicas para cada región.

Informa a Google qué páginas deben mostrarse en qué ubicaciones o idiomas.

Incluye enlaces a otras versiones. Así, los usuarios pueden seleccionar su región o idioma preferido si acceden a una versión «errónea».

Aquí están las razones clave:

✓ Precisión: Inferir la ubicación a través de IPs o cookies es difícil y generalmente impreciso. Las IPs pueden no reflejar la ubicación real debido a VPNs, proxies o IPs dinámicas, y las cookies pueden estar desactualizadas o ser borradas y no «saltan» entre dispositivos.

✓ Rastreo de Google: La mayoría de los rastreos de Google se realizan desde EE. UU., por lo que redirigir basado en IP puede desviar a Googlebot de contenido relevante para otras regiones, afectando negativamente la visibilidad y el posicionamiento en los resultados de búsqueda

Juan Álvarez
Juan Álvarez

Posicionamiento SEO Internacional 🌎 | Optimizo webs para que generen $$$ en Google